Noticas en ‘Picos de Europa’

Muladares, vitales para el oso pardo

Ahora que poco a poco regresan los muladares tras los miedos a la Encefalopatía Espongiforme Bovina, o “mal de las vacas locas”, recuperamos este interesante reportaje publicado en agosto de 2006 en Quercus, “Las carroñas del ganado extensivo, vitales para el oso pardo“, de Alfonso Hartasánchez, Doriana Pando, Francisco José Purroy y José Ramón Maragán.

Competición de ovejas y cabras para ayudar al quebrantahuesos

Nota de prensa de FCQ enviada a iberianature. Una manera divertida e interesante de pasar el día, alimentada con caldereta de cordero. Recomendable.

Leer

Uso de veneno en los Picos de Europa hace temer por el oso

Los agentes medioambientales de las comarcas de Cistierna y Riaño en los Picos de Europa han encontrado envenenados cuatro buitres leonados y dos zorros. El hallazgo hace temer por el oso pardo ya que suele alimentarse de carroña. Los responsables medioambientales dicen que es la primera vez que se utiliza veneno en la zona. Leer en El Diario de León

¿Mejora del urogallo en la Cordillera Cantábrica?

La Consejería de Medio Ambiente de Asturias estima que la población actual de urogallo en la Cordillera Cantábrica (Asturias y Castilla y León) es de aproximadamente 500 ejemplares adultos. Según la consejería ha habido un ligero aumento de su población en el Principado en los últimos cuatro años.

Actualización – 21/07/2008

La Coordinadora Ornitolóxica de Asturias pone en duda la cifra de urogallos dada por el gobierno y la reduce a menos de la mitad. Según la Coordinadora hace 10 años existían alrededor de 400 urogallos y su población ha continuado descenciendo desde entonces, por lo que «los números del Principado no pueden ser reales». Estiman que actualmente quedan no más de 200.

Asimismo, el grupo denuncia que en el año 2005 Asturias fue la única comunidad que no ofreció cifras concretas sobre el número de ejemplares. La Coordinadora también recuerda que el Principado lleva varios años sin actualizar el censo de urogallos, con lo que «asegurar que hay 500 ejemplares es engañar a la opinión pública», subraya el colectivo. Leer en LNE

Sin embargo, SEO Birdlife también cifra la población en 500 aves.

Los últimos urogallos cantábricos se concentran en Asturias y León, con un núcleo reducido, en vías de extinción, en Cantabria, y presencia ocasional en Los Ancares de Lugo. Se estima que no quedan más de 500 ejemplares en la Cordillera Cantábrica. Leer sobre el urogallo en SEO

Sea cual sea la cifra real, el urogallo sigue siendo el ave más amenazada de la Cordillera, y por ello este mismo otoño se pondrá en marcha un proyecto de conservación de la especie bautizado «El sonido del bosque» desarrollado por la organización SEO/Birdlife. Dentro del plan destacan las actuaciones para la mejora del hábitat de la especie; en una primera fase, dentro del parque nacional de los Picos de Europa. El plan se centrará en el desarrollo de actividades de sensibilización hacia el urogallo entre el sector forestal, el ganadero y el cinegético, junto con trabajos de campo para mejorar el hábitat de las aves.

Ver también: Campaña para mejorar el hábitat del urogallo en los Picos de Europa El Mundo

La reintroducción del quebrantahuesos en los Picos comenzará en 2009

El programa para reintroducir el quebrantahuesos en el Parque Nacional de los Picos de Europa comenzará a introducir ejemplares procedentes del Pirineo aragonés el año que viene con el objetivo de recuperar ‘en ocho o diez años’ el ave extinta en la Cordillera Cantábrica desde hace 50 años. El programa lo llevarán a cabo expertos de la Fundación para la Conservación del Quebrantahuesos en los Picos de Europa en colaboración con el gobierno de Aragón que llevan varios años creando las condiciones ambientales necesarias para el establecimiento permanente de los ejemplares de quebrantahuesos en la zona.

La técnica para reintroducir el ave consiste en retirar los huevos que tienen pocas posibilidades de nacer en condiciones naturales, y incubarlos artificialmente. Luego, los polluelos se crían en su medio natural con asistencia de forma artificial a través de un señuelo. Ensayos en el Parque Nacional de Ordesa y Monte Perdido han tenido mucho éxito. Leer en Tierra