Noticas en ‘Sierra de La Culebra’

El lobo ibérico y el ecoturismo

Interesante artículo del biólogo Javier Talegón sobre la oportunidad que presenta el lobo para el desarrollo de las zonas deprimidas de Aliste, Tábara, La Carballeda y Sanabria en Zamora.

Desde hace más de una década, el ecoturismo de observación de lobos es una realidad creciente en el corazón de la Reserva Regional de Caza de la Sierra de la Culebra. Este territorio de 63.740 hectáreas constituye el área elegida por cientos de naturalistas de toda la península Ibérica que buscan la observación de la especie. Numerosas personas y grupos, muchos de ellos organizados y procedentes desde toda España e incluso desde varios países europeos, principalmente Francia, Inglaterra y Holanda, se acercan a estas viejas montañas de brezos y pinos. Buscan la observación de este animal, sus huellas y cagadas en los caminos, su hábitat, así como el patrimonio etnográfico y cultural asociado al lobo (como los viejos cortellos para cazar al carnívoro de Lubián o Barjacoba o las añosas corralas para proteger el ganado de Abejera o de Ferreras de Arriba). De esta forma los hostales, restaurantes, Centros de Turismo Rural, empresas locales especializadas, así como numerosos particulares que alquilan casas, están beneficiándose de una u otra forma de este goteo de nutridas visitas; la hostelería de la Sierra de la Culebra alberga ya en algunos casos, un porcentaje muy importante de ocupación en forma de camas y comidas, que hacen de este ecoturismo una realidad incuestionable y del lobo vivo una potencial fuente de riqueza y una alternativa para el desarrollo de esta zona. No hay que olvidar, por otro lado que es muy necesaria la regulación, ordenación y limitación de este ecoturismo, para evitar posibles impactos en la población de lobos y de sus presas derivados de la afluencia de visitantes, a veces desordenada, que se mueve por la sierra.
Leer todo el artículo en La opinión de Zamora