Noticas en ‘Comunidades’

Animales Asombrosos: Hormigas Esclavistas

Rossomyrmex minuchae.  Imagen de Hormigas.org

Al escuchar la palabra esclavismo tendemos a pensar  que sólo el hombre sería capaz de una atrocidad semejante, pero la naturaleza siempre nos sorprende y nos demuestra que en la lucha por la supervivencia todo vale.

Sin embargo el término esclavista no es aceptado por algunos especialistas del comportamiento de las hormigas, que prefieren utilizar el término de dulosis para referirse a la esclvitud interespecífica. Las dulóticas son especies de hormigas que no pueden sobrevivir sin la “ayuda” de hormigas exclavas, constituyendo su población obrera con obreras de otra especie.  En el caso de las hormigas amazonas, género Polyergus,  nunca excavan nidos ni cuidan de sus propias crías, son incluso incapaces de obetener su propia comida , por lo tanto, para la obtención de alimento, alojamiento y educación, dependen totalmente de las esclavas.

La colónia de la hormiga dulótica se funda cuando la reina joven invade una colonia hospedera matando a la reina de dicha colonia. La reina invasora es aceptada como la nueva reina de la colonia. La colonia mixta se mantiene con ataques periódicos y coordinados de las obreras de la especie duolítica a los hormigueros vecinos

En España, Francisca Ruano y Alberto Tinaut son dos biólogos granadinos que han dedicado muchos años de su vida al estudio sobre la hormiga parásita de Sierra Nevada, Rossomyrmex minuchae, que ataca los nidos de Proformica longiseta . Sus estudios han dado la vuelta al mundo pues sólo existe una especie perteneciente al mismo género en las llanuras de Kazastán y del Caspio.

En los ataques de Rossomyrmex las exploradoras detectan un nido de Proformica y vuelven al nido a transportar a sus compañeras. Para ello las engancha por las mandíbulas y la levanta. La  hormiga transportada recoge las patas bajo su cuerpo y se deja llevar. En cada ataque se puede ver un sendero con 50 o más de estas parejas a distancias de 50 o más metros. En cuanto las Proformica detectan a las Rossomyrmex, cierran la entrada del nido con tierra, pero las Rossomyrmex pueden abrir la entrada tras horas de trabajo. Una vez conseguido, matan a las obreras y transportan huevos, larvas y pupas a su nido, donde las obreras hospederas las crían junto con la cría nativa a la colonia (osea, la de la reina parásita).


Video de un ataque de hormigas esclavistas donde se puede apreciar el transporte de su captura.

Recientemente se publicó en Sciencenews un estudio sobre el comportamiento de las hormigas esclavas al cuidado de las pupas de las esclavistas. Es interesante observar que las hormigas niñeras pueden matar a un 80% de la progenie a su cargo, puediendo ser una de las causas la reducción de ataques a colonias de su misma especie. Artículo completo.

Hormigas capturadas para trabajar como esclavas se rebelan de sus raptores aniquilando pupas que estaban a su cuidado. Imagen de Sciencenews

Para mayor información:

Recuperación de la flora silvestre cartagenera

Descubierto un “gusano” gigante en Cabañeros

 

Madrigueras excavadas por un gusano marino gigante hace 475 millones de años. Foto. CSIC

Un grupo de investigadores dirigido por  Juan Carlos Gutiérrez-Marco, un geopaleontólogo del Instituto de Geología Económica (CSIC), ha descubierto rastros de la actividad de un gusano marino gigante, ‘Paleoficus tubularis’, que habitó hace 472 millones de años. Los restos han sido localizados en  el Parque Nacional de Cabañeros.

“Se trata de madrigueras excavadas en el fondo marino hace unos 475 millones de años por un organismo vermiforme, móvil, cuyas galerías discurrían horizontales a pocos centímetros de profundidad bajo el lecho marino”, explica el paleontólogo del CSIC Juan Carlos Gutiérrez Marco, que dirige las excavaciones. “Vivía enterrado y revestía sus galerías con secreciones mucosas a fin de endurecerlas y evitar su colapso, lo que ha facilitado su conservación hasta nuestros días pues permitió el relleno pasivo por sedimentos posteriores que las fosilizaron”, completa el investigador.

Si bien no se conservan restos del organismo que realizó las huellas, el tamaño de las trazas y los movimientos peristálticos que quedaron grabados en la roca, ayudan a estimar que proceden de un gusano gigante de aproximadamente un metro de longitud y unos 15 centímetros de diámetro.

 “Las trazas semejan una versión gigante del icnofósil [nombre que recibe la huella de la actividad de un animal]  Palaeophycus tubularis, conocido en un amplio rango de edades y localizaciones en todo el mundo y atribuido a poliquetos, pero que rara vez excede los 2cm de diámetro”, declara Gutiérrez Marco.

Las huellas encontradas en Cabañeros son excepcionales por su tamaño y antigüedad, 475 millones de años, en pleno Ordovícico Inferior (era Paleozoica):

“Se trata de las huellas más antiguas relacionadas con gusanos gigantes” afirma Gutiérrez Marco.  

Los restos hallados en Cabañeros son similares a las encontradas en Devon, Inglaterra, este mismo año , pero las trazas inglesas son mucho más recientes, en concreto del Pérmico Superior (hace 260 millones de años). Además, en ese caso se trataba de gusanos de agua dulce.

Otros rastros encontrados

Trilobites fosilizado junto a los restos de sus huellas. Foto: CSIC

Hace dos años encontraron un sector de casi 14 m2 de antiguo fondo marino repleto de crucianas, huellas fósiles dejadas por trilobites , artrópodos marinos que dominaron los mares paleozoicos y que desaparecieron hace unos 250 millones de años.  

Artud Sá, investigador portugués de la Universidad de Vila Real, también ha estudiado el molde de una pared de Cabañeros en la que se acumulan las cruzianas con infinidad de crucianas de hace 465 millones de años. Sá ha localizado la existencia de siete especies diferentes de crustáceos del Ordovícico y algunas madrigueras de gusanos.

Más información en:

“Bear watching” en el Pirineo

 
El oso pardo pirenaico podría convertirse en un reclamo ecoturístico, tal y como sucede en otras zonas de Europa donde habita el plantígrado. Según un informe presentado por DEPANA, Lliga per a la Defensa del Patrimoni Natural,donde se recoge una serie de experencias de turismo de observación del oso pardo, “bear watching“, el oso es un símbolo de la calidad y buen estado de la conservación de los espacios naturales.  Puede ser un importante atractivo ecoturístico tanto a nivel nacional como internacional; pudiendo dinamizar al desarrollo sostenible de los Pirineos.

 

La imagen del oso es utilizada en las zonas europeas donde habita como un reclamo turístico en varios parques naturales donde habita. Tenemos los ejemplos del Parque Nacional de Abruzzo, o el Parque Natural d’Adamello Brenta, en los alpes italianos, donde el oso es el logotipo y una especie protagonista de estas zonas.

En los Pirineos, el oso  puede convertirse en un modelo turístico de calidad que potencie y aumente las visitas a los espacios naturales protegidos, creando nuevas infraestructuras para la conservación del medio y mejoras para la población local. No todo el Pirineo puede explotar el mismo esquema turístico y ésta es una oportunidad muy interesante en determinados enclaves. Del Estudio realizado por Celia Clotes: Estudio ecoturístico del oso pardo.

¿Qué es el “Bear watching”?

En Europa aumenta el denominado “Bear watching”, observación de osos. Esta práctica sigue la misma filisofía que otros tipos de turismos de observación de la fauna, como es el caso del “bird watching” (observación de pájaros) y el “wolf watching” (observación de lobos).

Se organizan rutas de “bear watching” en diferentes países europeos donde la población de osos pardos son abundantes, como es el caso de Italia, Rumania, Suecia, Eslovenia, etc. La población actual de osos en el Pirineo no permite ofrecer este tipo de actividades con garantías, pero sí que es factible comenzar a trabajar para descubrir sus rastros, que ponen en evidencia su presencia, y la observación del resto de la fauna pirenaica: quebrantahuesos, corzos, ciervos, gamos, jabalíes, águilas, etc.

“Bear watching” en el Pirineo

 
El oso pardo pirenaico podría convertirse en un reclamo ecoturístico, tal y como sucede en otras zonas de Europa donde habita el plantígrado. Según un informe presentado por DEPANA, Lliga per a la Defensa del Patrimoni Natural,donde se recoge una serie de experencias de turismo de observación del oso pardo, “bear watching“, el oso es un símbolo de la calidad y buen estado de la conservación de los espacios naturales.  Puede ser un importante atractivo ecoturístico tanto a nivel nacional como internacional; pudiendo dinamizar al desarrollo sostenible de los Pirineos.

 

La imagen del oso es utilizada en las zonas europeas donde habita como un reclamo turístico en varios parques naturales donde habita. Tenemos los ejemplos del Parque Nacional de Abruzzo, o el Parque Natural d’Adamello Brenta, en los alpes italianos, donde el oso es el logotipo y una especie protagonista de estas zonas.

En los Pirineos, el oso  puede convertirse en un modelo turístico de calidad que potencie y aumente las visitas a los espacios naturales protegidos, creando nuevas infraestructuras para la conservación del medio y mejoras para la población local. No todo el Pirineo puede explotar el mismo esquema turístico y ésta es una oportunidad muy interesante en determinados enclaves. Del Estudio realizado por Celia Clotes: Estudio ecoturístico del oso pardo.

¿Qué es el “Bear watching”?

En Europa aumenta el denominado “Bear watching”, observación de osos. Esta práctica sigue la misma filisofía que otros tipos de turismos de observación de la fauna, como es el caso del “bird watching” (observación de pájaros) y el “wolf watching” (observación de lobos).

Se organizan rutas de “bear watching” en diferentes países europeos donde la población de osos pardos son abundantes, como es el caso de Italia, Rumania, Suecia, Eslovenia, etc. La población actual de osos en el Pirineo no permite ofrecer este tipo de actividades con garantías, pero sí que es factible comenzar a trabajar para descubrir sus rastros, que ponen en evidencia su presencia, y la observación del resto de la fauna pirenaica: quebrantahuesos, corzos, ciervos, gamos, jabalíes, águilas, etc.

“Bear watching” en el Pirineo

 
El oso pardo pirenaico podría convertirse en un reclamo ecoturístico, tal y como sucede en otras zonas de Europa donde habita el plantígrado. Según un informe presentado por DEPANA, Lliga per a la Defensa del Patrimoni Natural,donde se recoge una serie de experencias de turismo de observación del oso pardo, “bear watching“, el oso es un símbolo de la calidad y buen estado de la conservación de los espacios naturales.  Puede ser un importante atractivo ecoturístico tanto a nivel nacional como internacional; pudiendo dinamizar al desarrollo sostenible de los Pirineos.

 

La imagen del oso es utilizada en las zonas europeas donde habita como un reclamo turístico en varios parques naturales donde habita. Tenemos los ejemplos del Parque Nacional de Abruzzo, o el Parque Natural d’Adamello Brenta, en los alpes italianos, donde el oso es el logotipo y una especie protagonista de estas zonas.

En los Pirineos, el oso  puede convertirse en un modelo turístico de calidad que potencie y aumente las visitas a los espacios naturales protegidos, creando nuevas infraestructuras para la conservación del medio y mejoras para la población local. No todo el Pirineo puede explotar el mismo esquema turístico y ésta es una oportunidad muy interesante en determinados enclaves. Del Estudio realizado por Celia Clotes: Estudio ecoturístico del oso pardo.

¿Qué es el “Bear watching”?

En Europa aumenta el denominado “Bear watching”, observación de osos. Esta práctica sigue la misma filisofía que otros tipos de turismos de observación de la fauna, como es el caso del “bird watching” (observación de pájaros) y el “wolf watching” (observación de lobos).

Se organizan rutas de “bear watching” en diferentes países europeos donde la población de osos pardos son abundantes, como es el caso de Italia, Rumania, Suecia, Eslovenia, etc. La población actual de osos en el Pirineo no permite ofrecer este tipo de actividades con garantías, pero sí que es factible comenzar a trabajar para descubrir sus rastros, que ponen en evidencia su presencia, y la observación del resto de la fauna pirenaica: quebrantahuesos, corzos, ciervos, gamos, jabalíes, águilas, etc.

La crisis, una oportunidad para la costa

 

 

Ecologistas en Acción ha presentado su informe de “Banderas Negras 2009. La crisis, una oportunidad para la costa”, que otorga 311 banderas negras a zonas con degradación ambiental alta y con graves amenazas sobre sus ecosistemas, y 392 puntos negros a lugares con pequeños o puntuales impactos que agravan la situación.

 Con la tan mencionada crisis del sector urbanístico, principal motor de la desnaturalización de la costa, se esperaba una disminución del número de banderas negras en nuestras costas.  A pesar de ello, los procesos de desnaturalización siguen muy por encima de la capacidad de carga del territorio costero. En la costa norte peninsular se produce una seria degradación debida , entre otros factores, a los 19.000 nuevos amarres en Galicia, más de 4.000 nuevas viviendas que se prevén en los planes de ordenación urbana de Asturias y cerca de 2.500 nuevos amarres que se prevén en el plan de Puertos de Cantabria. Por otra parte,  el Plan de Puertos de Cataluña prevé la instalación de 7.500 nuevos amarres y otros once campos de Golf previstos en Baleares.

Galicia y Andalucía son las comunidades autónomas con más banderas negras debido a la degradación ambiental de sus costas, si bien todas las autonomías registran un aumento considerable respecto al año pasado.

Por comunidades autónomas, Galicia encabeza el ránking con 55 banderas negras y 102 puntos negros; seguida de Andalucía (51 y 63), Comunidad Valenciana (34 y 40) y Murcia (32 y 36). Canarias, con 29 banderas y 32 puntos negros ocupa el quinto lugar, por delante de Cantabria (27 y 6), Baleares (24 y 47), Cataluña (23 y 20), Asturias (21 y 13), País Vasco (7 y 7), Ceuta (6 y 4) y Melilla (2 y 4).

Más información en:

La crisis, una oportunidad para la costa

 

 

Ecologistas en Acción ha presentado su informe de “Banderas Negras 2009. La crisis, una oportunidad para la costa”, que otorga 311 banderas negras a zonas con degradación ambiental alta y con graves amenazas sobre sus ecosistemas, y 392 puntos negros a lugares con pequeños o puntuales impactos que agravan la situación.

 Con la tan mencionada crisis del sector urbanístico, principal motor de la desnaturalización de la costa, se esperaba una disminución del número de banderas negras en nuestras costas.  A pesar de ello, los procesos de desnaturalización siguen muy por encima de la capacidad de carga del territorio costero. En la costa norte peninsular se produce una seria degradación debida , entre otros factores, a los 19.000 nuevos amarres en Galicia, más de 4.000 nuevas viviendas que se prevén en los planes de ordenación urbana de Asturias y cerca de 2.500 nuevos amarres que se prevén en el plan de Puertos de Cantabria. Por otra parte,  el Plan de Puertos de Cataluña prevé la instalación de 7.500 nuevos amarres y otros once campos de Golf previstos en Baleares.

Galicia y Andalucía son las comunidades autónomas con más banderas negras debido a la degradación ambiental de sus costas, si bien todas las autonomías registran un aumento considerable respecto al año pasado.

Por comunidades autónomas, Galicia encabeza el ránking con 55 banderas negras y 102 puntos negros; seguida de Andalucía (51 y 63), Comunidad Valenciana (34 y 40) y Murcia (32 y 36). Canarias, con 29 banderas y 32 puntos negros ocupa el quinto lugar, por delante de Cantabria (27 y 6), Baleares (24 y 47), Cataluña (23 y 20), Asturias (21 y 13), País Vasco (7 y 7), Ceuta (6 y 4) y Melilla (2 y 4).

Más información en:

La crisis, una oportunidad para la costa

 

 

Ecologistas en Acción ha presentado su informe de “Banderas Negras 2009. La crisis, una oportunidad para la costa”, que otorga 311 banderas negras a zonas con degradación ambiental alta y con graves amenazas sobre sus ecosistemas, y 392 puntos negros a lugares con pequeños o puntuales impactos que agravan la situación.

 Con la tan mencionada crisis del sector urbanístico, principal motor de la desnaturalización de la costa, se esperaba una disminución del número de banderas negras en nuestras costas.  A pesar de ello, los procesos de desnaturalización siguen muy por encima de la capacidad de carga del territorio costero. En la costa norte peninsular se produce una seria degradación debida , entre otros factores, a los 19.000 nuevos amarres en Galicia, más de 4.000 nuevas viviendas que se prevén en los planes de ordenación urbana de Asturias y cerca de 2.500 nuevos amarres que se prevén en el plan de Puertos de Cantabria. Por otra parte,  el Plan de Puertos de Cataluña prevé la instalación de 7.500 nuevos amarres y otros once campos de Golf previstos en Baleares.

Galicia y Andalucía son las comunidades autónomas con más banderas negras debido a la degradación ambiental de sus costas, si bien todas las autonomías registran un aumento considerable respecto al año pasado.

Por comunidades autónomas, Galicia encabeza el ránking con 55 banderas negras y 102 puntos negros; seguida de Andalucía (51 y 63), Comunidad Valenciana (34 y 40) y Murcia (32 y 36). Canarias, con 29 banderas y 32 puntos negros ocupa el quinto lugar, por delante de Cantabria (27 y 6), Baleares (24 y 47), Cataluña (23 y 20), Asturias (21 y 13), País Vasco (7 y 7), Ceuta (6 y 4) y Melilla (2 y 4).

Más información en:

La crisis, una oportunidad para la costa

 

 

Ecologistas en Acción ha presentado su informe de “Banderas Negras 2009. La crisis, una oportunidad para la costa”, que otorga 311 banderas negras a zonas con degradación ambiental alta y con graves amenazas sobre sus ecosistemas, y 392 puntos negros a lugares con pequeños o puntuales impactos que agravan la situación.

 Con la tan mencionada crisis del sector urbanístico, principal motor de la desnaturalización de la costa, se esperaba una disminución del número de banderas negras en nuestras costas.  A pesar de ello, los procesos de desnaturalización siguen muy por encima de la capacidad de carga del territorio costero. En la costa norte peninsular se produce una seria degradación debida , entre otros factores, a los 19.000 nuevos amarres en Galicia, más de 4.000 nuevas viviendas que se prevén en los planes de ordenación urbana de Asturias y cerca de 2.500 nuevos amarres que se prevén en el plan de Puertos de Cantabria. Por otra parte,  el Plan de Puertos de Cataluña prevé la instalación de 7.500 nuevos amarres y otros once campos de Golf previstos en Baleares.

Galicia y Andalucía son las comunidades autónomas con más banderas negras debido a la degradación ambiental de sus costas, si bien todas las autonomías registran un aumento considerable respecto al año pasado.

Por comunidades autónomas, Galicia encabeza el ránking con 55 banderas negras y 102 puntos negros; seguida de Andalucía (51 y 63), Comunidad Valenciana (34 y 40) y Murcia (32 y 36). Canarias, con 29 banderas y 32 puntos negros ocupa el quinto lugar, por delante de Cantabria (27 y 6), Baleares (24 y 47), Cataluña (23 y 20), Asturias (21 y 13), País Vasco (7 y 7), Ceuta (6 y 4) y Melilla (2 y 4).

Más información en:

La crisis, una oportunidad para la costa

 

 

Ecologistas en Acción ha presentado su informe de “Banderas Negras 2009. La crisis, una oportunidad para la costa”, que otorga 311 banderas negras a zonas con degradación ambiental alta y con graves amenazas sobre sus ecosistemas, y 392 puntos negros a lugares con pequeños o puntuales impactos que agravan la situación.

 Con la tan mencionada crisis del sector urbanístico, principal motor de la desnaturalización de la costa, se esperaba una disminución del número de banderas negras en nuestras costas.  A pesar de ello, los procesos de desnaturalización siguen muy por encima de la capacidad de carga del territorio costero. En la costa norte peninsular se produce una seria degradación debida , entre otros factores, a los 19.000 nuevos amarres en Galicia, más de 4.000 nuevas viviendas que se prevén en los planes de ordenación urbana de Asturias y cerca de 2.500 nuevos amarres que se prevén en el plan de Puertos de Cantabria. Por otra parte,  el Plan de Puertos de Cataluña prevé la instalación de 7.500 nuevos amarres y otros once campos de Golf previstos en Baleares.

Galicia y Andalucía son las comunidades autónomas con más banderas negras debido a la degradación ambiental de sus costas, si bien todas las autonomías registran un aumento considerable respecto al año pasado.

Por comunidades autónomas, Galicia encabeza el ránking con 55 banderas negras y 102 puntos negros; seguida de Andalucía (51 y 63), Comunidad Valenciana (34 y 40) y Murcia (32 y 36). Canarias, con 29 banderas y 32 puntos negros ocupa el quinto lugar, por delante de Cantabria (27 y 6), Baleares (24 y 47), Cataluña (23 y 20), Asturias (21 y 13), País Vasco (7 y 7), Ceuta (6 y 4) y Melilla (2 y 4).

Más información en:

La crisis, una oportunidad para la costa

 

 

Ecologistas en Acción ha presentado su informe de “Banderas Negras 2009. La crisis, una oportunidad para la costa”, que otorga 311 banderas negras a zonas con degradación ambiental alta y con graves amenazas sobre sus ecosistemas, y 392 puntos negros a lugares con pequeños o puntuales impactos que agravan la situación.

 Con la tan mencionada crisis del sector urbanístico, principal motor de la desnaturalización de la costa, se esperaba una disminución del número de banderas negras en nuestras costas.  A pesar de ello, los procesos de desnaturalización siguen muy por encima de la capacidad de carga del territorio costero. En la costa norte peninsular se produce una seria degradación debida , entre otros factores, a los 19.000 nuevos amarres en Galicia, más de 4.000 nuevas viviendas que se prevén en los planes de ordenación urbana de Asturias y cerca de 2.500 nuevos amarres que se prevén en el plan de Puertos de Cantabria. Por otra parte,  el Plan de Puertos de Cataluña prevé la instalación de 7.500 nuevos amarres y otros once campos de Golf previstos en Baleares.

Galicia y Andalucía son las comunidades autónomas con más banderas negras debido a la degradación ambiental de sus costas, si bien todas las autonomías registran un aumento considerable respecto al año pasado.

Por comunidades autónomas, Galicia encabeza el ránking con 55 banderas negras y 102 puntos negros; seguida de Andalucía (51 y 63), Comunidad Valenciana (34 y 40) y Murcia (32 y 36). Canarias, con 29 banderas y 32 puntos negros ocupa el quinto lugar, por delante de Cantabria (27 y 6), Baleares (24 y 47), Cataluña (23 y 20), Asturias (21 y 13), País Vasco (7 y 7), Ceuta (6 y 4) y Melilla (2 y 4).

Más información en:

La crisis, una oportunidad para la costa

 

 

Ecologistas en Acción ha presentado su informe de “Banderas Negras 2009. La crisis, una oportunidad para la costa”, que otorga 311 banderas negras a zonas con degradación ambiental alta y con graves amenazas sobre sus ecosistemas, y 392 puntos negros a lugares con pequeños o puntuales impactos que agravan la situación.

 Con la tan mencionada crisis del sector urbanístico, principal motor de la desnaturalización de la costa, se esperaba una disminución del número de banderas negras en nuestras costas.  A pesar de ello, los procesos de desnaturalización siguen muy por encima de la capacidad de carga del territorio costero. En la costa norte peninsular se produce una seria degradación debida , entre otros factores, a los 19.000 nuevos amarres en Galicia, más de 4.000 nuevas viviendas que se prevén en los planes de ordenación urbana de Asturias y cerca de 2.500 nuevos amarres que se prevén en el plan de Puertos de Cantabria. Por otra parte,  el Plan de Puertos de Cataluña prevé la instalación de 7.500 nuevos amarres y otros once campos de Golf previstos en Baleares.

Galicia y Andalucía son las comunidades autónomas con más banderas negras debido a la degradación ambiental de sus costas, si bien todas las autonomías registran un aumento considerable respecto al año pasado.

Por comunidades autónomas, Galicia encabeza el ránking con 55 banderas negras y 102 puntos negros; seguida de Andalucía (51 y 63), Comunidad Valenciana (34 y 40) y Murcia (32 y 36). Canarias, con 29 banderas y 32 puntos negros ocupa el quinto lugar, por delante de Cantabria (27 y 6), Baleares (24 y 47), Cataluña (23 y 20), Asturias (21 y 13), País Vasco (7 y 7), Ceuta (6 y 4) y Melilla (2 y 4).

Más información en:

La crisis, una oportunidad para la costa

 

 

Ecologistas en Acción ha presentado su informe de “Banderas Negras 2009. La crisis, una oportunidad para la costa”, que otorga 311 banderas negras a zonas con degradación ambiental alta y con graves amenazas sobre sus ecosistemas, y 392 puntos negros a lugares con pequeños o puntuales impactos que agravan la situación.

 Con la tan mencionada crisis del sector urbanístico, principal motor de la desnaturalización de la costa, se esperaba una disminución del número de banderas negras en nuestras costas.  A pesar de ello, los procesos de desnaturalización siguen muy por encima de la capacidad de carga del territorio costero. En la costa norte peninsular se produce una seria degradación debida , entre otros factores, a los 19.000 nuevos amarres en Galicia, más de 4.000 nuevas viviendas que se prevén en los planes de ordenación urbana de Asturias y cerca de 2.500 nuevos amarres que se prevén en el plan de Puertos de Cantabria. Por otra parte,  el Plan de Puertos de Cataluña prevé la instalación de 7.500 nuevos amarres y otros once campos de Golf previstos en Baleares.

Galicia y Andalucía son las comunidades autónomas con más banderas negras debido a la degradación ambiental de sus costas, si bien todas las autonomías registran un aumento considerable respecto al año pasado.

Por comunidades autónomas, Galicia encabeza el ránking con 55 banderas negras y 102 puntos negros; seguida de Andalucía (51 y 63), Comunidad Valenciana (34 y 40) y Murcia (32 y 36). Canarias, con 29 banderas y 32 puntos negros ocupa el quinto lugar, por delante de Cantabria (27 y 6), Baleares (24 y 47), Cataluña (23 y 20), Asturias (21 y 13), País Vasco (7 y 7), Ceuta (6 y 4) y Melilla (2 y 4).

Más información en:

Muladares, vitales para el oso pardo

Ahora que poco a poco regresan los muladares tras los miedos a la Encefalopatía Espongiforme Bovina, o “mal de las vacas locas”, recuperamos este interesante reportaje publicado en agosto de 2006 en Quercus, “Las carroñas del ganado extensivo, vitales para el oso pardo“, de Alfonso Hartasánchez, Doriana Pando, Francisco José Purroy y José Ramón Maragán.

Muladares, vitales para el oso pardo

Ahora que poco a poco regresan los muladares tras los miedos a la Encefalopatía Espongiforme Bovina, o “mal de las vacas locas”, recuperamos este interesante reportaje publicado en agosto de 2006 en Quercus, “Las carroñas del ganado extensivo, vitales para el oso pardo“, de Alfonso Hartasánchez, Doriana Pando, Francisco José Purroy y José Ramón Maragán.

Muladares, vitales para el oso pardo

Ahora que poco a poco regresan los muladares tras los miedos a la Encefalopatía Espongiforme Bovina, o “mal de las vacas locas”, recuperamos este interesante reportaje publicado en agosto de 2006 en Quercus, “Las carroñas del ganado extensivo, vitales para el oso pardo“, de Alfonso Hartasánchez, Doriana Pando, Francisco José Purroy y José Ramón Maragán.

Muladares, vitales para el oso pardo

Ahora que poco a poco regresan los muladares tras los miedos a la Encefalopatía Espongiforme Bovina, o “mal de las vacas locas”, recuperamos este interesante reportaje publicado en agosto de 2006 en Quercus, “Las carroñas del ganado extensivo, vitales para el oso pardo“, de Alfonso Hartasánchez, Doriana Pando, Francisco José Purroy y José Ramón Maragán.

Aumenta la población del oso pardo

Buenas y malas noticias. La población de osos pardos de la Cordillera Cantábrica continua creciendo tras veinte años de programa de recuperación, en 1989 se incluyó en el Catálogo Nacional de Especies Amenazadas con la máxima categoría de “en peligro de extinción”.  Según los datos obtenidos del último censo de la población del oso pardo, un total de 19 hembras han logrado criar a 37 oseznos durante el 2008. El censo se llevó a cabo en Asturias, Cantabria y Castilla León por la Fundación Oso Pardo. De todos modos, la situación es preocupante en la zona oriental de la Cordillera Cantábrica. De los 37 oseznos del pasado año, sólo 3 fueron criados en esta zona. El resto fueron criados por osas de la población más occidental. El Mundo

Según los cánones que establece la Unión Mundial para la Conservación de la Naturaleza, los osos de la zona occidental han pasado de estar “en peligro crítico” a “en peligro”. La Nueva España

Aumenta la población del oso pardo

Buenas y malas noticias. La población de osos pardos de la Cordillera Cantábrica continua creciendo tras veinte años de programa de recuperación, en 1989 se incluyó en el Catálogo Nacional de Especies Amenazadas con la máxima categoría de “en peligro de extinción”.  Según los datos obtenidos del último censo de la población del oso pardo, un total de 19 hembras han logrado criar a 37 oseznos durante el 2008. El censo se llevó a cabo en Asturias, Cantabria y Castilla León por la Fundación Oso Pardo. De todos modos, la situación es preocupante en la zona oriental de la Cordillera Cantábrica. De los 37 oseznos del pasado año, sólo 3 fueron criados en esta zona. El resto fueron criados por osas de la población más occidental. El Mundo

Según los cánones que establece la Unión Mundial para la Conservación de la Naturaleza, los osos de la zona occidental han pasado de estar “en peligro crítico” a “en peligro”. La Nueva España