Noticas en ‘Aragon’

“Bear watching” en el Pirineo

 
El oso pardo pirenaico podría convertirse en un reclamo ecoturístico, tal y como sucede en otras zonas de Europa donde habita el plantígrado. Según un informe presentado por DEPANA, Lliga per a la Defensa del Patrimoni Natural,donde se recoge una serie de experencias de turismo de observación del oso pardo, “bear watching“, el oso es un símbolo de la calidad y buen estado de la conservación de los espacios naturales.  Puede ser un importante atractivo ecoturístico tanto a nivel nacional como internacional; pudiendo dinamizar al desarrollo sostenible de los Pirineos.

 

La imagen del oso es utilizada en las zonas europeas donde habita como un reclamo turístico en varios parques naturales donde habita. Tenemos los ejemplos del Parque Nacional de Abruzzo, o el Parque Natural d’Adamello Brenta, en los alpes italianos, donde el oso es el logotipo y una especie protagonista de estas zonas.

En los Pirineos, el oso  puede convertirse en un modelo turístico de calidad que potencie y aumente las visitas a los espacios naturales protegidos, creando nuevas infraestructuras para la conservación del medio y mejoras para la población local. No todo el Pirineo puede explotar el mismo esquema turístico y ésta es una oportunidad muy interesante en determinados enclaves. Del Estudio realizado por Celia Clotes: Estudio ecoturístico del oso pardo.

¿Qué es el “Bear watching”?

En Europa aumenta el denominado “Bear watching”, observación de osos. Esta práctica sigue la misma filisofía que otros tipos de turismos de observación de la fauna, como es el caso del “bird watching” (observación de pájaros) y el “wolf watching” (observación de lobos).

Se organizan rutas de “bear watching” en diferentes países europeos donde la población de osos pardos son abundantes, como es el caso de Italia, Rumania, Suecia, Eslovenia, etc. La población actual de osos en el Pirineo no permite ofrecer este tipo de actividades con garantías, pero sí que es factible comenzar a trabajar para descubrir sus rastros, que ponen en evidencia su presencia, y la observación del resto de la fauna pirenaica: quebrantahuesos, corzos, ciervos, gamos, jabalíes, águilas, etc.

Las grullas ya llegaron a Gallocanta

La primera semana de noviembre de 2008, se han contado unas 15.000 grullas utilizando la laguna de Gallocanta como dormidero. Entre ellas, dos grullas con radiotransmisor, 148361 y 148013, marcadas en el norte de Europa. Bienvenidas, grullas.

Oso fotografiado en Aragón

Una cámara automática ha logrado captar la imagen de un oso en el valle de Hecho en Huesca. Según el departamento de Medio Ambiente del Gobierno de Aragón, probablemente se trata del oso llamado Neré. Sería el tercer plantígrado detectado esta primavera en el Parque Natural de Los Valles, en los municipios de Hecho y Ansó.

Neré  nació en 1997 en el Valle de Arán. Sus padres son Pyros y Giva, dos osos eslovenos que fueron reintroducidos en el Pirineo francés, en la zona oriental que linda con el Pirineo catalán. Suele encontrarse en el lado francés, aunque hace visitas esporádicas a la parte aragonesa. El Heraldo de Aragón

Camille avistado comiendo una oveja en Ansó

Un vecino de Ansó se encontró ayer con el oso Camille en un monte cercano a la localidad, donde el plantígrado estaba comiendo una oveja. Lo tuvo a unos diez metros, aunque no se asustó ya que el oso se encontraba en una hondonada. Pudo contemplarlo bien durante unos minutos, y comentó que se apreciaba el problema en la piel que presentaba la última vez que se le vio, aunque dijo que le pareció “grande, fuerte y sano. Diario del Alto Aragón

1.300 buitres muertos en Aragón en sólo cinco años

En cinco años, 1.363 buitres leonados (Gyps fulvus) ingresaron muertos o debieron ser eutanasiados en el centro de recuperación de fauna silvestre La Alfranca (Zaragoza), perteneciente al Gobierno de Aragón. Sólo el año pasado fueron más de 350 buitres, 44 milanos negros, 31 milanos reales, 6 alimoches y 3 quebrantahuesos. La Crónica Verde

Evidencia de cambio climático en Pirineo

La subida de las temperaturas ha comenzado a afectar a los recursos biológicos del Parque Nacional de Ordesa y Monte Perdido, en especial las plantas y animales que ocupan los ecosistemas alpinos.

  • Ya se han empezado a observar cambios en la distribución de algunas especies que probablemente están respondiendo a los cambios en el hábitat de alta montaña provocados por el aumento de las temperaturas. Destacan los cambios detectados en la distribución del colirrojo tizón, una especie rupícola típica de los niveles inferiores del piso alpino, que actualmente ha colonizado varios cientos de metros de altitud por encima de su límite histórico.
  • Los expertos también temen por el futuro de la población de diferentes especies de ranas de la zona de Ordesa. Leer en El Periódico de Aragón

Ver también: Cambio climático en los Pirineos

Número de osos en los Pirineos

La población de osos pardos se ha estabilizado en el Pirineo con 20 ejemplares, de los que sólo dos machos y un cachorro pertenecen al “grupo” autóctono pirenaico, según las autoridades catalanas y aranesas. Los demás osos son animales que fueron introducidos en los años 1996, 1997 y 2006 o crías de éstos.

Medio Ambiente asegura que en Cataluña hay registros de más de una docena de osos, que pasan también parte de su tiempo en Francia. Los responsables de seguimiento del oso pardo consideran que se puede hablar ya de una segunda generación de osos que ha llegado a la edad reproductora, ya que han observado una hembra con dos nuevos cachorros y hay ejemplares que aún no se han identificado en el Pallars Jussà, el Pallars Sobirà, la Alta Ribagorça, el Alt Urgell, la Cerdanya, la Val d’Aran y Andorra. Durante 2007, los osos pardos efectuaron en el Pirineo 16 ataques al ganado y mataron 20 ovejas, un ternero y un caballo, lo que obligó a la Generalitat a indemnizar a los ganaderos con 6.640 euros.

Leer en El Pais

Ver también

Noticias sobre osos en los Pirineos

La última foto de Canelle?

Cazador absuelto
Un tribunal francés ha absuelto hoy al cazador que durante una cacería de jabalí en el valle de Aspe en noviembre de 2004 mató a Canelle, la que se consideraba la última osa autóctona de los Pirineos. El hombre estaba acusado de “destrucción de especie protegida”. La decisión judicial se ajusta a la petición de la Fiscalía que, en el juicio del mes pasado, pidió la absolución del cazador por considerar que disparó por pura “necesidad”. La muerte de Canelle provocó en su día una gran conmoción en Francia y llevó al Gobierno a impulsar un plan de repoblación de la especie en los Pirineos, con ejemplares procedentes de Eslovenia. Leer en El País

Hábitat de osos
En unas jornadas en Aragón, Guillermo Palomero, El presidente de la Fundación Oso Pardo, considera que el Pirineo cuenta con “suficiente hábitat” para el desarrollo de una población de este animal. La población osera del Pirineo se encuentra en una clara situación de retroceso, ya que existían cerca de 200 osos a comienzos del siglo XX, y sin embargo, en la actualidad, sólo quedan entre 15 y 20 ejemplares entre las dos vertientes. Esta tendencia se ha acentuado en los últimos años tras la muerte natural de un macho veterano, Papillón, y la desaparición de una hembra, Canelle, ambos en 2004. Pese a esta tendencia, Palomero no ha perdido la confianza en vista del comportamiento de los animales. A su juicio, que la supervivencia del oso pardo es posible en el Pirineo “lo han puesto de manifiesto los propios osos, porque se están reproduciendo, aunque sean pocos ejemplares todavía, y porque se desplazan por el Pirineo con facilidad”.

Uno de los principales condicionantes con los que se enfrenta la integración del oso en Aragón se debe a la oposición de una parte de los ganaderos, debido a los ataques producidos contra el ganado ovino. Frente a esta circunstancia, Palomero ha incidido en que sólo se produjo un ataque en Aragón en todo el pasado año, mientras que en el catalán Valle de Arán se contabilizaron un total de 29 ovejas muertas. Leer en Aragon Digital.

Cambio climático en los Pirineos

Glaciar Monte Perdido
El Glaciar de Monte Perdido seguramente desaparezará.

Investigadores del CSIC predicen un aumento de temperaturas en los Pirineos de entre 2,8 y 4º C para finales de siglo. Respecto a las precipitaciones, el estudio indica un descenso medio de 10,7%, en el primer escenario de menor emisión de gases y 14,8%, en el supuesto de mayores emisiones. Los modelos usados resultaron, no obstante, menos precisos para pronosticar los futuros porcentajes de precipitación, dado que ésta es una variable más compleja y difícil de reproducir. Los efectos del cambio climático sobre la temperatura serán más pronunciados al sur de la cordillera pirenaica, en la vertiente española. El verano será el periodo que más acusará las consecuencias del cambio de clima, tanto en el incremento térmico como en el descenso pluviométrico.

Los científicos recuerdan, asimismo, que el Pirineo representan la principal área generadora de recursos hídricos de la Cuenca del Ebro, así como el refugio de una gran cantidad de especies animales y vegetales endémicas que podrían verse muy afectadas por cambios en el clima.

Leer noticia de CSIC (pdf)