Noticas en ‘Cambio climático’

Recuperación de la flora silvestre cartagenera

La crisis, una oportunidad para la costa

 

 

Ecologistas en Acción ha presentado su informe de “Banderas Negras 2009. La crisis, una oportunidad para la costa”, que otorga 311 banderas negras a zonas con degradación ambiental alta y con graves amenazas sobre sus ecosistemas, y 392 puntos negros a lugares con pequeños o puntuales impactos que agravan la situación.

 Con la tan mencionada crisis del sector urbanístico, principal motor de la desnaturalización de la costa, se esperaba una disminución del número de banderas negras en nuestras costas.  A pesar de ello, los procesos de desnaturalización siguen muy por encima de la capacidad de carga del territorio costero. En la costa norte peninsular se produce una seria degradación debida , entre otros factores, a los 19.000 nuevos amarres en Galicia, más de 4.000 nuevas viviendas que se prevén en los planes de ordenación urbana de Asturias y cerca de 2.500 nuevos amarres que se prevén en el plan de Puertos de Cantabria. Por otra parte,  el Plan de Puertos de Cataluña prevé la instalación de 7.500 nuevos amarres y otros once campos de Golf previstos en Baleares.

Galicia y Andalucía son las comunidades autónomas con más banderas negras debido a la degradación ambiental de sus costas, si bien todas las autonomías registran un aumento considerable respecto al año pasado.

Por comunidades autónomas, Galicia encabeza el ránking con 55 banderas negras y 102 puntos negros; seguida de Andalucía (51 y 63), Comunidad Valenciana (34 y 40) y Murcia (32 y 36). Canarias, con 29 banderas y 32 puntos negros ocupa el quinto lugar, por delante de Cantabria (27 y 6), Baleares (24 y 47), Cataluña (23 y 20), Asturias (21 y 13), País Vasco (7 y 7), Ceuta (6 y 4) y Melilla (2 y 4).

Más información en:

España es el país de la UE que más ha aumentado sus emisiones de CO2

EL MUNDO 18/11/08 GUSTAVO CATALÁN DEUS España sigue estando a la cabeza de los países incumplidores del Protocolo de Kioto. Según las cifras que acaba de divulgar el secretariado del Convenio de Cambio Climático de la ONU, nuestro país, con un 50,6% más de emisiones que en 1990, es el que más se aleja de los objetivos en la UE. En la lista mundial de los 40 países industrializados es superado únicamente por Turquía, que supera las emisiones del año base en un 95,1%. Leer

Los glaciares pirenaicos desaparecerán en menos de 50 años

Glaciar de Monteperdido, en el Pirineo aragonés (El PaÍs)

Una investigación señala que el aumento de la temperatura desde 1890 hará que los glaciares de los Pirineos desaparecerán antes de 2050.

El estudio se basa en el cambio climática de los glaciares desde la denominada Pequeña Edad del Hielo (del año 1300 al 1860) hasta la actualidad, y concluyen que sólo quedan glaciares activos en los Pirineos – 21 en total – 10 en el lado español y 11 en el francés que cubren un total de 450 hectáreas. El estudio ha sido publicado en la revista The Holocene, y explica que el 60% de los glaciares pirenaicos se han desaparecido. Entre 1880 y 1980, al menos 94 glaciares se han extinguido en la Península Ibérica y en los últimos 30 años han desaparecido 17 de los glaciares restantes. Los últimos 15 años han visto la regresión total de los glaciares más pequeños y de un 50-60% de la superficie de los más grandes.

Los glaciares que han existido en las montañas de la Península Ibérica se formaron en la Pequeña Edad del Hielo. El periodo más frío y que registró la mayor extensión de glaciares en las altas montañas españolas sucedió entre 1645 y 1710. Entre 1750 y los primeros años del siglo XIX, los pequeños glaciares sufrieron una recesión en los Pirineos pero pronto se recuperaron gracias a un nuevo periodo de bajada de temperaturas. Sin embargo, de esta fase a nuestros días, las temperaturas han ascendido entre 0,7ºC y 0,9ºC en las montañas del norte de España, mostrando los efectos del calentamiento global.

El País

Desove inusual en el Golfo de Cádiz

El aumento de la temperatura en el Golfo de Cádiz fue la causa del desove de miles de peces en la orilla de varias playas de Huelva el pasado domingo, lo que provocó una enorme mancha roja en el agua que se extendía desde La Antilla hasta Punta Umbría, en Huelva, y el cierre de algún playa por miedo a que tuviese un origen químico. Este fenómeno es habitual en el Mediterráneo por su temperatura superior pero muy inusual en el en el Golfo de Cádiz (Atlántico) y parece otra señal del cambio climático. Tierra

El delta del Ebro puede hundirse medio metro este siglo

El delta del Ebro es especialmente vulnerable a los efectos del cambio climático, y antes de 2100 se hundirá medio metro. Además del aumento relativo del nivel del mar, hay más efectos del calentamiento global sobre el Delta, los principales de origen marino:

  • incremento de la frecuencia e intensidad de inundaciones
  • erosión costera
  • fenómenos meteorológicos extremos
  • intrusión salina
  • cambios en el sistema marítimo, como altura de las olas y dirección y frecuencia de temporales, entre otros.

Leer en El País

El cambio climático reduce el tamaño de los huevos del papamoscas cerrojillo

El tamaño de los huevos del papamoscas cerrojillo (“Ficedula hypoleuca”), un ave forestal migratoria, ha disminuido paulatinamente en los últimos 16 años debido al aumento de temperaturas a causa del cambio climático, según un descubrimiento del investigador CSIC. Consumer

El cambio climático en Malaga

Entrevista en El Sur Digital con Raimundo Real, profesor de Zoología del departamento de Biología Animal de la UMA y especialista en el cambio climático.

¿Hay estudios sobre las posibles consecuencias del calentamiento global en los seres autóctonos de la provincia?

Uno de los seres que se verá más perjudicado será el sapo partero bético, que habita en las Sierras Tejeda y Almijara desde hace millones de años. Según las predicciones, las altas temperaturas y la falta de agua de forma regular podrían comprometerle seriamente. También está la víbora hocicuda que, al contrario que el sapo partero bético (Alytes dickhilleni), puede verse beneficiada por el cambio climático. Esta especie no depende tanto del agua y soporta altas temperaturas. Actualmente se limita a las zonas montañosas, pero más calor podría extender su territorio en las zonas donde no se tope con el hombre. Por otro lado, el águila perdicera notará una ligera mejoría. Mientras, a la cabra montés se le presentan dos posibles escenarios: Si aumenta mucho el CO2, se verá perjudicada y se recluirá en las cumbres de las sierras; si aumenta menos el CO2 pero suben las temperaturas, podría extender su territorio porque cría con facilidad y se adapta al calor.  Leer en El Diario Sur

Nota: El iberianature foro está patrocinado un proyecto del Zoo de Jerez para ayudar el sapo partero bético. Foto de sierradebaza.org

Efectos del cambio climático en la Costa del Sol

Las costas de Malaga y Huelva son las más vulnerables de Andalucía a la subida del mar debido al cambio climático.

Ninguna playa de la Costa del Sol se librará de los efectos que el cambio climático tendrá sobre el litoral a lo largo de este siglo. El estudio que el Centro Andaluz de Medio Ambiente desarrolla sobre la vulnerabilidad de las zonas costeras por la previsible subida del nivel del mar en más de un metro no deja lugar a dudas. Todos aquellas edificaciones que se encuentren a menos de 80 metros de la línea de costa y entre uno y dos metros sobre el actual nivel del mar quedarán inundadas irremediablemente, lo que conllevará consecuencias impredecibles para el sector turístico. Leer en El Diario de Sevilla

Evidencia de cambio climático en Pirineo

La subida de las temperaturas ha comenzado a afectar a los recursos biológicos del Parque Nacional de Ordesa y Monte Perdido, en especial las plantas y animales que ocupan los ecosistemas alpinos.

  • Ya se han empezado a observar cambios en la distribución de algunas especies que probablemente están respondiendo a los cambios en el hábitat de alta montaña provocados por el aumento de las temperaturas. Destacan los cambios detectados en la distribución del colirrojo tizón, una especie rupícola típica de los niveles inferiores del piso alpino, que actualmente ha colonizado varios cientos de metros de altitud por encima de su límite histórico.
  • Los expertos también temen por el futuro de la población de diferentes especies de ranas de la zona de Ordesa. Leer en El Periódico de Aragón

Ver también: Cambio climático en los Pirineos

Cambio climático en los Pirineos

Glaciar Monte Perdido
El Glaciar de Monte Perdido seguramente desaparezará.

Investigadores del CSIC predicen un aumento de temperaturas en los Pirineos de entre 2,8 y 4º C para finales de siglo. Respecto a las precipitaciones, el estudio indica un descenso medio de 10,7%, en el primer escenario de menor emisión de gases y 14,8%, en el supuesto de mayores emisiones. Los modelos usados resultaron, no obstante, menos precisos para pronosticar los futuros porcentajes de precipitación, dado que ésta es una variable más compleja y difícil de reproducir. Los efectos del cambio climático sobre la temperatura serán más pronunciados al sur de la cordillera pirenaica, en la vertiente española. El verano será el periodo que más acusará las consecuencias del cambio de clima, tanto en el incremento térmico como en el descenso pluviométrico.

Los científicos recuerdan, asimismo, que el Pirineo representan la principal área generadora de recursos hídricos de la Cuenca del Ebro, así como el refugio de una gran cantidad de especies animales y vegetales endémicas que podrían verse muy afectadas por cambios en el clima.

Leer noticia de CSIC (pdf)

Efecto de la sequía de Barcelona en el medio ambiente

Según SEO la actual situación de la sequia la la falta de recursos hídricos en el área metropolitana de Barcelona, sin precedentes similares en los últimos años, es fruto de años de una desastrosa política de aguas. Leer en SEO La sequía de Barcelona tiene un coste ecológico Documento de Word de SEO

Cambio climático en Doñana

Se observan en el Parque Nacional de Doñana las primeras consecuencias del cambio climático. Un equipo de científicos constata que hay especies que se reproducen mucho menos en periodos de sequía. Leer en Consumer