Noticas en ‘Ecoturismo’

“Bear watching” en el Pirineo

 
El oso pardo pirenaico podría convertirse en un reclamo ecoturístico, tal y como sucede en otras zonas de Europa donde habita el plantígrado. Según un informe presentado por DEPANA, Lliga per a la Defensa del Patrimoni Natural,donde se recoge una serie de experencias de turismo de observación del oso pardo, “bear watching“, el oso es un símbolo de la calidad y buen estado de la conservación de los espacios naturales.  Puede ser un importante atractivo ecoturístico tanto a nivel nacional como internacional; pudiendo dinamizar al desarrollo sostenible de los Pirineos.

 

La imagen del oso es utilizada en las zonas europeas donde habita como un reclamo turístico en varios parques naturales donde habita. Tenemos los ejemplos del Parque Nacional de Abruzzo, o el Parque Natural d’Adamello Brenta, en los alpes italianos, donde el oso es el logotipo y una especie protagonista de estas zonas.

En los Pirineos, el oso  puede convertirse en un modelo turístico de calidad que potencie y aumente las visitas a los espacios naturales protegidos, creando nuevas infraestructuras para la conservación del medio y mejoras para la población local. No todo el Pirineo puede explotar el mismo esquema turístico y ésta es una oportunidad muy interesante en determinados enclaves. Del Estudio realizado por Celia Clotes: Estudio ecoturístico del oso pardo.

¿Qué es el “Bear watching”?

En Europa aumenta el denominado “Bear watching”, observación de osos. Esta práctica sigue la misma filisofía que otros tipos de turismos de observación de la fauna, como es el caso del “bird watching” (observación de pájaros) y el “wolf watching” (observación de lobos).

Se organizan rutas de “bear watching” en diferentes países europeos donde la población de osos pardos son abundantes, como es el caso de Italia, Rumania, Suecia, Eslovenia, etc. La población actual de osos en el Pirineo no permite ofrecer este tipo de actividades con garantías, pero sí que es factible comenzar a trabajar para descubrir sus rastros, que ponen en evidencia su presencia, y la observación del resto de la fauna pirenaica: quebrantahuesos, corzos, ciervos, gamos, jabalíes, águilas, etc.