El oso pardo en Galicia

El retorno del oso pardo – Galicia – 2010

Un vecino encuentra numerosas huellas de plantígrado en una pista de O Courel.

Después de mucho tiempo sin noticias de este animal que ha sido declarado en vías de extinción, la organización SOS Courel ha informado de que el día del Padre, el 19 de marzo, vecinos de la parroquia de Froxán, en la sierra de O Courel, descubrieron cómo en una pista muy reblandecida por la nieve del invierno algún oso había dejado una prueba indiscutible, y además “abundante”, de sus escapadas: sus huellas. Éstas se extendían durante varios kilómetros, por una pista de tierra que comunica las devesas de la sierra, entre los concellos lucenses de Pedrafita de O Cebreiro y O Courel.

El oso pardo vuelve a los bosques gallegos – 2010

El oso pardo tiende a habitar de nuevo Os Ancares lucenses. Su presencia es más frecuente en primavera, aumenta cada año y además está ampliando su área de campeo en Galicia. Son las conclusiones obtenidas por Jorge Layna, el biólogo encargado del seguimiento de la especie en nuestra comunidad entre 1999 y 2008. Este incremento de la presencia del oso pardo no implica necesariamente que hiberne en Galicia, donde no hay abundancia de roquedos, pero tampoco que esté aquí sólo de paso, afirma el biólogo. «Por decirlo de alguna manera es un nómada con un área de campeo muy grande, que ha encontrado en los bosques de Os Ancares un hábitat idóneo», matiza.

El oso mete la pata en Os Ancares · ELPAÍS.com (2006)

La Eva del oso pardo gallego pesa unos 85 kilos, tiene cuatro puntiagudos colmillos y, gracias a su finísimo oído, detecta a larga distancia a los machos en celo. Reside en la parte leonesa de Os Ancares y su presencia en tierras fronterizas es la esperanza de que en un tiempo no muy largo vuelva a Galicia esta especie en peligro de extinción, de la que sólo existen en la Península Ibérica un centenar de ejemplares. Quienes conocen bien a estos animales confían en que detrás de la osa que se ha instalado en el límite con León llegue más de un Adán y muchas crías, es decir, los primeros habitantes de una futura reserva gallega de oso pardo.

FOP y la Xunta de Galicia

En el contexto de un Convenio Marco firmado entre la Xunta de Galicia y la FOP en el año 1997 a través del que se estableció un marco permanente de colaboración, se han financiado diferentes actividades de conservación, siendo la más destacable la creación de una Patrulla Oso con dos vigilantes para contribuir al seguimiento de la población de osos y a la lucha contra el furtivismo, con un radio de acción que va desde los territorios oseros de los Ancares y montes próximos, hasta los montes limítrofes entre Lugo y Orense. Además, se han promocionado e instalado sistemas de protección de colmenares contra daños de oso y de cultivos contra daños de jabalíes, y se han desarrollado actividades de educación ambiental (Programa Huella) en los centros escolares de la zona osera.