Camille avistado comiendo una oveja en Ansó

Un vecino de Ansó se encontró ayer con el oso Camille en un monte cercano a la localidad, donde el plantígrado estaba comiendo una oveja. Lo tuvo a unos diez metros, aunque no se asustó ya que el oso se encontraba en una hondonada. Pudo contemplarlo bien durante unos minutos, y comentó que se apreciaba el problema en la piel que presentaba la última vez que se le vio, aunque dijo que le pareció “grande, fuerte y sano. Diario del Alto Aragón