Descubierto un “gusano” gigante en Cabañeros

 

Madrigueras excavadas por un gusano marino gigante hace 475 millones de años. Foto. CSIC

Un grupo de investigadores dirigido por  Juan Carlos Gutiérrez-Marco, un geopaleontólogo del Instituto de Geología Económica (CSIC), ha descubierto rastros de la actividad de un gusano marino gigante, ‘Paleoficus tubularis’, que habitó hace 472 millones de años. Los restos han sido localizados en  el Parque Nacional de Cabañeros.

“Se trata de madrigueras excavadas en el fondo marino hace unos 475 millones de años por un organismo vermiforme, móvil, cuyas galerías discurrían horizontales a pocos centímetros de profundidad bajo el lecho marino”, explica el paleontólogo del CSIC Juan Carlos Gutiérrez Marco, que dirige las excavaciones. “Vivía enterrado y revestía sus galerías con secreciones mucosas a fin de endurecerlas y evitar su colapso, lo que ha facilitado su conservación hasta nuestros días pues permitió el relleno pasivo por sedimentos posteriores que las fosilizaron”, completa el investigador.

Si bien no se conservan restos del organismo que realizó las huellas, el tamaño de las trazas y los movimientos peristálticos que quedaron grabados en la roca, ayudan a estimar que proceden de un gusano gigante de aproximadamente un metro de longitud y unos 15 centímetros de diámetro.

 “Las trazas semejan una versión gigante del icnofósil [nombre que recibe la huella de la actividad de un animal]  Palaeophycus tubularis, conocido en un amplio rango de edades y localizaciones en todo el mundo y atribuido a poliquetos, pero que rara vez excede los 2cm de diámetro”, declara Gutiérrez Marco.

Las huellas encontradas en Cabañeros son excepcionales por su tamaño y antigüedad, 475 millones de años, en pleno Ordovícico Inferior (era Paleozoica):

“Se trata de las huellas más antiguas relacionadas con gusanos gigantes” afirma Gutiérrez Marco.  

Los restos hallados en Cabañeros son similares a las encontradas en Devon, Inglaterra, este mismo año , pero las trazas inglesas son mucho más recientes, en concreto del Pérmico Superior (hace 260 millones de años). Además, en ese caso se trataba de gusanos de agua dulce.

Otros rastros encontrados

Trilobites fosilizado junto a los restos de sus huellas. Foto: CSIC

Hace dos años encontraron un sector de casi 14 m2 de antiguo fondo marino repleto de crucianas, huellas fósiles dejadas por trilobites , artrópodos marinos que dominaron los mares paleozoicos y que desaparecieron hace unos 250 millones de años.  

Artud Sá, investigador portugués de la Universidad de Vila Real, también ha estudiado el molde de una pared de Cabañeros en la que se acumulan las cruzianas con infinidad de crucianas de hace 465 millones de años. Sá ha localizado la existencia de siete especies diferentes de crustáceos del Ordovícico y algunas madrigueras de gusanos.

Más información en:

El cambio climático reduce el tamaño de los huevos del papamoscas cerrojillo

El tamaño de los huevos del papamoscas cerrojillo (“Ficedula hypoleuca”), un ave forestal migratoria, ha disminuido paulatinamente en los últimos 16 años debido al aumento de temperaturas a causa del cambio climático, según un descubrimiento del investigador CSIC. Consumer

El ibis eremita vuelve a criar en España tras 500 años

Foto del Zoobotánico de Jerez

Una pareja de Ibis Eremita (Geronticus eremita), de la que quedan menos de 250 ejemplares en todo el mundo (principalmente en Marruecos y Siria), ha logrado reproducirse en libertad en España por primera vez en 500 años, en el Campo de Adiestramiento de la Armada de la Sierra de El Retín, en Barbate (Cádiz), según informó el Ministerio de Defensa en un comunicado. La reproducción representa un hito en el ‘Proyecto Ibis Eremita’, en el que colaboran desde hace cinco años la Junta de Andalucía y el Ministerio de Defensa. El último dato que se tiene de la reproducción de este animal en España es de finales del Siglo XV, donde apareció en un libro de cetrería del medievo con el nombre de cuervo calvo.

El objetivo principal del proyecto es encontrar métodos efectivos para soltar ejemplares procedentes de cautividad, para ser utilizados en futuras colonias silvestres donde la especie se ha extinguido, sobre todo en el norte de África. Cuenta con la participación del Zoo Botánico de Jerez y la Estación Biológica de Doñana del CSIC. La zona en la que el Ibis Eremita ha logrado reproducirse, en la Sierra de El Retín, es un Campo de Adiestramiento de la Armada, de 5.400 hectáreas, donde existen tres tipos de espacios naturales inventariados. La zona se caracteriza por ser punto de reposo de las aves migratorias que cruzan el Estrecho de Gibraltar, ejemplares que conviven a su paso por este bosque mediterráneo con numerosas especies de rapaces y aves marinas.

El Ministerio de Defensa dispone de 33 campos de maniobras y entrenamiento que hoy son espacios naturales. Y que en los últimos años, ha establecido normas para prevenir el deterioro del medio natural y facilitando su conservación.

Diario de Cadiz & El País

Excelente artículo aquí del Zoobotánico de Jerez

El Ibis eremita (Geronticus eremita) es un ave colonial de distribución circummediterránea y que habita zonas áridas o semiáridas de estepas, pastizales y campos de cultivo. Catalogada como “en situación crítica”. Hace 400 años desapareció de Centro Europa y en 1989 se extingue en libertad la población migradora de Turquía. La única población silvestre que se conoce (situada al suroeste de Marruecos) contaba con menos de 250 ejemplares en 2001. En Abril de 2002, se descubre en la región de Palmyra en Siria, 3 parejas reproductoras con un futuro incierto. El dramático declive experimentado por la especie se debe fundamentalmente al uso de pesticidas, la pérdida de hábitat, persecución y molestias causadas por el hombre y la agricultura intensiva.

Proyecto para estudiar la población del oso pardo en Asturias

El gobierno de Asturias y el CSIC han lanzado un proyecto para estudiar la evolución de la población del oso pardo en Asturias. Además el proyecto pretende:

  • identificar los corredores de comunicación
  • analizar los datos ocasionados por la especie a la agricultura y la ganadería.

El proyecto, titulado ‘Análisis de patrones de movimiento y actividad del oso pardo en Europa. Aplicación a la conservación de pequeñas poblaciones amenazadas’, estudia los patrones de movimiento de las hembras con crías. Así, a los datos de Escandinavia y España, se han unido los existentes en otros países con poblaciones de osos como Francia, Austria, Italia, Eslovenia, Grecia, Rumanía y Croacia.
El objeto final de la tesis es buscar las soluciones que contribuyan a la conservación del oso pardo y pretende generar la publicación de una serie de trabajos científicos y la reunión de los mismos en una tesis doctoral.

Entre otras actuaciones, se realizarán sugerencias de gestión del área de comunicación de las dos poblaciones cantábricas de osos. El objetivo es establecer una estrategia que permita diseñar programas de permeabilización de barreras e incrementar las áreas de calidad de hábitat para mejorar las posibilidades de comunicación entre las subpoblaciones. Leer en Terra

Ver también:

Cambio climático en los Pirineos

Glaciar Monte Perdido
El Glaciar de Monte Perdido seguramente desaparezará.

Investigadores del CSIC predicen un aumento de temperaturas en los Pirineos de entre 2,8 y 4º C para finales de siglo. Respecto a las precipitaciones, el estudio indica un descenso medio de 10,7%, en el primer escenario de menor emisión de gases y 14,8%, en el supuesto de mayores emisiones. Los modelos usados resultaron, no obstante, menos precisos para pronosticar los futuros porcentajes de precipitación, dado que ésta es una variable más compleja y difícil de reproducir. Los efectos del cambio climático sobre la temperatura serán más pronunciados al sur de la cordillera pirenaica, en la vertiente española. El verano será el periodo que más acusará las consecuencias del cambio de clima, tanto en el incremento térmico como en el descenso pluviométrico.

Los científicos recuerdan, asimismo, que el Pirineo representan la principal área generadora de recursos hídricos de la Cuenca del Ebro, así como el refugio de una gran cantidad de especies animales y vegetales endémicas que podrían verse muy afectadas por cambios en el clima.

Leer noticia de CSIC (pdf)

Descubierto escarabajo que come bellotas

Un equipo del CSIC ha descubierto el Thorectes lusitanicus, la primera especie de escarabajo capaz de arrastrar, enterrar y consumir bellotas de alcornoques, encinas y robles. Una vez bajo tierra, los coleópteros ingieren las bellotas y, a veces, se refugian dentro de ellas todo el invierno. Estos escarabajos comienzan a comer las bellotas por la parte más alejada del embrión y, además, esos frutos no son consumidos del todo, por lo que muchas semillas generan nuevas plántulas. Además de facilitar la supervivencia y germinación de las semillas, también las protege de predadores, como aves y roedores. Leer en El País