Entrevista con Guillermo Palomero

Entrevista con Guillermo Palomero,presidente de la Fundación Oso Pardo

“El caso del Valle de Arán fue un incidente cinegético sin más, como tenemos decenas todos los años con jabalíes o ciervos en la Cordillera Cantábrica. Todos son animales salvajes. Encaja con el perfil de un animal que se sintió acosado, atacó y derribó un “impedimento”, y siguió corriendo. De hecho la osa, que ya no estaba con sus dos crías, no se cebó con el cazador, pues tendría más miedo del hombre que espíritu agresivo.”

Leer en Fapas

El turismo y los osos son compatibles

La semana pasada El País publicó un artículo El oso se acostumbra al hombre que ponía en duda la posibilidad de realizar avistamientos de osos como actividad turística, y avisaba del peligro de que el oso se está acostumbrando al ser humano. Desde entonces ha habido un debate en varios medios españoles. Aquí, en este artículo, Los osos no se están habituando al hombre; simplemente, publicado hoy en LNE, Guillermo Palomero, presidente de la Fundación Oso Pardo critica el artículo de El País.

  • Consideramos muy positivo que se use la imagen del oso para promover el desarrollo de las zonas de montaña. En esta línea venimos trabajando desde hace años. Impulsamos las iniciativas conservacionistas ligadas al desarrollo rural. En la actualidad, sólo conocemos pequeños grupos de visitantes que, de la mano de empresas o extranjeras o locales, o bien por su cuenta, acuden a unos puntos de observación muy concretos desde donde realizan esperas a mucha distancia, que no causan molestias a los osos. Pero dentro de pocos años es previsible que este tipo de turismo aumente, con el peligro de convertirse en un problema. Por eso, hemos pedido al Principado que empiece a considerar una regulación del turismo naturalista cuanto antes. Veo que se ha generado una polémica no deseada en la que algunos han aprovechado para matar al mensajero
  • Los osos no muestran ningún indicio de estar más habituados al hombre. Siempre ha existido una estrecha convivencia entre osos y humanos en la cordillera Cantábrica. Los osos han acudido de manera habitual a los valles y al entorno de pueblos para alimentarse. Es triste que ahora que la convivencia entre osos y hombres es mucho más amigable haya personas que pretenden reavivar miedos olvidados. No existe un cambio de comportamiento de los osos, sólo hay un cambio de número, hay más ejemplares.
  • Los osos apenas entrañan peligro para el hombre, y eso lo saben los habitantes de las montañas que viven con ellos. Puede que haya alarma social en Madrid, pero no la hay en Somiedo, ni en Degaña, ni en Cangas del Narcea. Antes era habitual oír a la gente contar que los osos se veían cuando ellos eran niños, o lo había visto su padre o su abuelo. Ahora se da la circunstancia de que vuelven a verse, y estas anécdotas se cuentan en primera persona. ¿No es más fácil aceptar que es gracias al éxito de la política de conservación del oso, en vez de buscar fantasmas inexistentes?
  • La reproducción de “Paca” y “Tola” no contribuye a conservar la especie; otra cosa es que fomente la sensibilización social

Leer en La Nueva España

Ver también

El oso se acostumbra al hombre

oso pardo

Artículo muy interesante de El País hoy.

  • El oso pardo cantábrico pierde el miedo y entra cada vez más en los pueblos. Lo que hace 20 años era insólito, cruzarse con un oso pardo en la Cordillera Cantábrica, es cada vez más habitual. En eso coinciden profesores universitarios, guardas forestales, vecinos y el Principado de Asturias.
  • 20 años sin disparos han hecho que los osos jóvenes teman menos al hombre. Además, hay más osos. Si a principios de los noventa los expertos calculaban que había unos 70, ahora la población ronda los 130, según explica Guillermo Palomero, de la Fundación Oso Pardo. El curso pasado se batió el récord de osas con crías, con 18 hembras controladas. Y este año, a falta de concluir el censo definitivo, volverá a superarse.
  • Más factores. Los osos tienen más basuras a su alcance y hay más gente por el monte. Algunos expertos añaden que cada vez hay menos arándanos en la Cordillera Cantábrica, un fenómeno probablemente asociado al calentamiento global. La reducción de uno de los alimentos básicos del oso empuja a los animales a buscar alimento en los valles.
  • Los ataques a las colmenas, el ganado y los frutales se han disparado. De 50 reses muertas en 1999 a unas 150 en la actualidad; el número de colmenas asaltadas se ha duplicado en 10 años.
  • Una empresa británica organiza sin permiso viajes para avistar el animal pero Asturias se opone a que los animales sean un reclamo turístico.Leer en El País

Y también La Junta de Castilla-Leon reduce a la mitad la compensación por daños del oso (Fapas)

Las indemnizaciones se reciben en León 18 meses después del siniestro. Los apicultores reciben 96 euros por cada colmena atacada frente a los 213 anteriores

Noticias sobre osos en los Pirineos

La última foto de Canelle?

Cazador absuelto
Un tribunal francés ha absuelto hoy al cazador que durante una cacería de jabalí en el valle de Aspe en noviembre de 2004 mató a Canelle, la que se consideraba la última osa autóctona de los Pirineos. El hombre estaba acusado de “destrucción de especie protegida”. La decisión judicial se ajusta a la petición de la Fiscalía que, en el juicio del mes pasado, pidió la absolución del cazador por considerar que disparó por pura “necesidad”. La muerte de Canelle provocó en su día una gran conmoción en Francia y llevó al Gobierno a impulsar un plan de repoblación de la especie en los Pirineos, con ejemplares procedentes de Eslovenia. Leer en El País

Hábitat de osos
En unas jornadas en Aragón, Guillermo Palomero, El presidente de la Fundación Oso Pardo, considera que el Pirineo cuenta con “suficiente hábitat” para el desarrollo de una población de este animal. La población osera del Pirineo se encuentra en una clara situación de retroceso, ya que existían cerca de 200 osos a comienzos del siglo XX, y sin embargo, en la actualidad, sólo quedan entre 15 y 20 ejemplares entre las dos vertientes. Esta tendencia se ha acentuado en los últimos años tras la muerte natural de un macho veterano, Papillón, y la desaparición de una hembra, Canelle, ambos en 2004. Pese a esta tendencia, Palomero no ha perdido la confianza en vista del comportamiento de los animales. A su juicio, que la supervivencia del oso pardo es posible en el Pirineo “lo han puesto de manifiesto los propios osos, porque se están reproduciendo, aunque sean pocos ejemplares todavía, y porque se desplazan por el Pirineo con facilidad”.

Uno de los principales condicionantes con los que se enfrenta la integración del oso en Aragón se debe a la oposición de una parte de los ganaderos, debido a los ataques producidos contra el ganado ovino. Frente a esta circunstancia, Palomero ha incidido en que sólo se produjo un ataque en Aragón en todo el pasado año, mientras que en el catalán Valle de Arán se contabilizaron un total de 29 ovejas muertas. Leer en Aragon Digital.