Mordido por una víbora de Seoane

Un guarda rural en Ponga, Asturias ha sido recatado tras ser mordido por una víbora de Seoane. El herido no reviste gravedad. La víbora de Seoane, al igual que las otras víboras ibéricas de veneno más tóxico, es tímida y huidiza y sólo ataca cuando se siente acorralada. Una estadística sobre ataques de víboras a personas en España recoge 23 casos de víbora de Seoane entre 1965 y 1980. (LNE)