Unos vándalos provocan la muerte de un halcón peregrino en Barcelona

Una de las cuatro familias de halcón peregrino de Barcelona, situada en lo alto de una antigua torre industrial del Poblenou, ha dejado de existir por culpa de unos vándalos que el pasado sábado ascendieron por su interior y provocaron que los tres pollos recién nacidos huyeran despavoridos. Uno de ellos murió. Además, el macho adulto sigue deambulando por el barrio, pero a la hembra tampoco se la ha vuelto a ver.

En un primer momento, los dos pollos recuperados con vida en Poblenou fueron llevados al centro de fauna de Torreferrussa, dependiente de la Generalitat, pero para que prosperaran no había más remedio que hacer rápidamente un hacking o reintroducción controlada junto a otra pareja de halcones adultos, dice Eduard Durany, responsable del programa de seguimiento de las rapaces en Barcelona. Y para ello se escogió el acantilado del Morrot, en Montjuïc, donde vive otra de las parejas urbanas –la tercera (foto) está en la Sagrada Família. El Periódico

Halcones en la Sagrada Família

Eduard Durany, del Proyecto para la Reintroducción del Halcón Peregrino en Barcelona, nos ha enviado este foto de polluelos residentes en la Sagrada Família de Guadí. Eduard comenta que

“han nacido 4 pollos de peregrino en la caja nido colocada en la Sagrada Família. Es la primera vez que nacen 4 pollos en esta ublicación. En el año 2005 fueron 2, en el 2006 otros 2 y en el 2007 solamente 1 hembra. El padre de las criaturas es un ejemplar liberado en el puerto de Barcelona el año 2001 y la hembra es un ejemplar nacido en el penya-segat de Montjuïc el año 2006.

Por otra parte, el día 18 de Mayo tenemos previsto hacer un”falcon watching” desde la plaça Sagrada Família. Esta plaza queda justo delante del nido y se podrá observar la actividad de los pollos y sus padres. Colabora Thalassia y Galanthus. La actividad empieza a las 10:00.

Más sobre los halcones de Barcelona en iberianature.

Ver también Halcones en la Sagrada Familia de Barcelona (El Periodico)

….explica el biólogo Eduard Durany, responsable del programa de reintroducción y seguimiento de los halcones en Barcelona–. No sabemos si los nuevos pollos se quedarán en la ciudad o si marcharán lejos, pero lo que está claro es que la Sagrada Família se ha consolidado como un buen hogar para los halcones”. No había motivos para esperar lo contrario: la especie Falco peregrinus se adapta bien a los medios urbanos y es relativamente habitual en algunas grandes ciudades. La comida no es un problema en el caso de Barcelona. En la caja nido, por ejemplo, se podían observar muchas plumas de paloma, pero también restos de una cigüeñuela, una limícola y un pico prácticamente entero de una cotorra argentina.